Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Hardballing, la nueva manera de ligar entre los jóvenes

hardballing, la tendencia de los jóvenes hoy en día

¿Te imaginas ir a una cita y decirle a la otra persona lo que quieres desde el primer momento, sin rodeos ni juegos? Eso es lo que se conoce como hardballing, una palabra que viene del béisbol y que significa jugar duro y competitivo.

El hardballing se ha convertido en una forma de encarar el amor muy popular entre los jóvenes, especialmente los de la generación Z, nacidos alrededor del año 2000. ¿Qué ventajas y desventajas tiene esta tendencia?

La tecnología ha transformado la sociedad en muchos aspectos, y uno de ellos es el de las relaciones de pareja. Gracias a Internet, las redes sociales y las apps de citas como Tinder, encontrar el amor es más fácil que nunca, pero también más efímero y superficial.

Cuando algo se consigue con facilidad, se le suele dar menos valor. Por eso, muchos jóvenes han optado por el hardballing, una forma de ligar que busca ser sincero y directo con las intenciones, sean estas las que sean.

El hardballing no implica necesariamente buscar una relación seria, sino dejar claro lo que se quiere desde el principio, sin perder el tiempo ni hacer perder el tiempo a nadie. Puede ser una aventura de una noche, una amistad con derecho a roce, o un compromiso a largo plazo. Lo importante es no jugar con los sentimientos de la otra persona, ni crear falsas expectativas.

¿Por qué el hardballing es más común entre los jóvenes?

Por qué el hardballing es más común entre los jóvenes
Los jóvenes prefieren ir al grano y saber lo que hay

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La atracción entre semejantes: desmontando el mito de que los opuestos se atraen

El hardballing es una tendencia que se da sobre todo entre los jóvenes de la generación Z, es decir, los que han nacido en un mundo dominado por la tecnología, la inmediatez y lo concreto. Estos jóvenes han crecido con la idea de que todo se puede conseguir con un clic, y que hay muchas opciones disponibles.

Por eso, no tienen paciencia ni interés por los largos procesos de seducción que caracterizaban a las generaciones anteriores. Ellos prefieren ir al grano y saber lo que hay. El hardballing también refleja la personalidad de los jóvenes de hoy en día, que se consideran más independientes, pragmáticos y realistas que sus padres o abuelos.

Estos jóvenes no creen en los cuentos de hadas, ni en el amor para toda la vida. Ellos saben que las relaciones pueden cambiar, y que lo mejor es vivir el presente y disfrutar de lo que se tiene, sin engañarse ni engañar a nadie.

Los riesgos del hardballing

Aunque el hardballing puede parecer una forma de ligar muy honesta y respetuosa, también tiene sus riesgos y sus inconvenientes. Al ser tan directos y claros desde el inicio, también se pierde parte de la magia y el misterio que rodea al amor.

Se corre el peligro de reducir las relaciones a un mero contrato, en el que se establecen unas condiciones y unas expectativas, sin dejar espacio para la sorpresa, la espontaneidad o la evolución.

Además, el hardballing puede ser una forma de protegerse de posibles decepciones o fracasos, evitando implicarse emocionalmente o comprometerse con alguien. Algunos jóvenes pueden usar el hardballing como una excusa para no afrontar sus miedos o sus inseguridades, y para mantener una distancia que les impida sufrir o hacer sufrir. Pero el amor, como la vida, implica riesgos, y a veces hay que arriesgarse para ganar.

Es una forma de ligar que ha surgido en los últimos años, y que se ha popularizado entre los jóvenes de la generación Z. Consiste en ser sincero y directo con lo que se quiere en una relación, sin juegos ni rodeos.

El hardballing tiene sus ventajas, como evitar malentendidos o pérdidas de tiempo, pero también sus desventajas, como perder la magia o el compromiso. ¿Te atreverías a practicar el hardballing?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *