Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Harvard Revela 4 Causas del Aumento de Peso en la Vejez

Razones para el aumento de peso en la vejez

¿Te preocupa el aumento de peso en la vejez? Harvard revela que con el envejecimiento, varios factores contribuyen al aumento de peso debido a un desequilibrio energético positivo, es decir, cuando consumimos más calorías de las que quemamos.

Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo tiende a ganar peso debido a procesos propios del envejecimiento que resultan en una mayor ingesta calórica en comparación con el gasto energético.

4 Factores que Causan Aumento de Peso en la Vejez

Mujer con aumento de peso en la vejez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Fármacos Revolucionarios en la Lucha Contra la Obesidad: Un Análisis Profundo

Disminución de la masa muscular

A medida que avanzamos en edad, especialmente a partir de la mediana edad, hay una pérdida aproximada de un 1% anual de masa muscular. Esto tiene un impacto significativo en nuestro metabolismo, llevando a un menor gasto calórico.

Si no ajustamos nuestra dieta a esta reducción en el gasto de calorías, se produce un exceso de energía que se acumula como grasa, por lo tanto, ocasiona un aumento de peso en la vejez. Esto es lo que indica la doctora Caroline Apovian, especialista en Medicina de la Obesidad de Harvard.

Aumento de los niveles de estrés

Persona con aumento de los niveles de estrés

En la adultez, experimentamos niveles de estrés más altos que en la niñez o adolescencia, lo que puede afectar nuestro metabolismo. Esto a menudo conduce a un aumento en la ingesta de alimentos y una disminución en la quema de grasa. Lo que termina en un aumento de peso en la vejez.

Bajo estrés, tendemos a optar por alimentos más ricos en calorías y nos saciamos menos. Además, nuestro cuerpo tiende a almacenar más energía en forma de grasa y quema menos calorías, contribuyendo así al aumento de peso.

Otro aspecto del estrés es su impacto en nuestro estilo de vida y elecciones diarias. El estrés a menudo conduce a una disminución en la actividad física, ya que las personas pueden sentirse demasiado abrumadas o cansadas para hacer ejercicio.

Además, el estrés puede afectar negativamente la calidad del sueño, lo que a su vez puede llevar a un mayor cansancio y una menor motivación para mantener un estilo de vida saludable. Estos factores combinados hacen que el manejo del estrés sea una parte crucial en el aumento de peso en la vejez.

Calidad y cantidad insuficiente de sueño

Persona con falta de sueño

A medida que envejecemos, la calidad y cantidad de nuestro sueño a menudo disminuye, ya sea por estrés o por cambios en nuestras rutinas. Este deterioro del sueño es una de las muchas causas del aumento de peso en la vejez. La falta de sueño adecuado o un descanso nocturno de mala calidad incrementa el estrés diario y conduce a un mayor apetito y menor sensación de saciedad, lo que puede contribuir al aumento de peso.

Adicionalmente, un sueño deficiente o interrumpido puede alterar las hormonas que regulan el hambre, como la grelina y la leptina. Lo que respecta a la grelina, conocida como la hormona del hambre, se eleva cuando estamos privados de sueño, aumentando nuestro apetito.

Por otro lado, la leptina, que nos ayuda a sentirnos satisfechos, disminuye en situaciones de falta de sueño. Este desequilibrio hormonal puede llevar a comer en exceso y a la elección de alimentos más calóricos, lo que contribuye al aumento de peso.

Además, la falta de sueño adecuado puede afectar nuestra capacidad de tomar decisiones saludables, especialmente en lo que respecta a nuestra dieta y ejercicio. Cuando estamos cansados, es más probable que busquemos comidas rápidas y poco saludables en lugar de preparar opciones más nutritivas.

También puede disminuir nuestra motivación para hacer ejercicio, reduciendo aún más la cantidad de calorías que quemamos. Por lo tanto, asegurar un sueño reparador y suficiente es esencial para mantener un estilo de vida equilibrado y prevenir el aumento de peso.

Alteraciones en las hormonas sexuales

Con la edad, se producen cambios en los niveles de hormonas sexuales en hombres y mujeres. En las mujeres, la disminución de los niveles de estrógeno se asocia con problemas de sueño y un aumento en el almacenamiento de grasa. En los hombres, una reducción en los niveles de testosterona se vincula con una disminución de la masa muscular.

Estos cambios hormonales también reducen la quema de calorías, lo que puede llevar a un aumento de peso en la vejez.

Estos son cuatro factores identificados por Harvard que contribuyen al aumento de peso en la vejez. Sin embargo, podemos tener cierto control sobre estos factores mediante la realización regular de ejercicio físico, la adaptación de nuestra dieta, y prestando atención al manejo del estrés y la calidad de nuestro sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *