Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

«Mi resfriado no termina de curarse»: Conoce las causas de por qué sucede

Mi resfriado no termina de curarse

¿Si eres de los que se pregunta «por qué mi resfriado no termina de curarse»?, no te preocupes porque hay razones que explican esta situación.

Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad Queen Mary de Londres ha revelado que algunas personas pueden padecer lo que se conoce como ‘resfriados persistentes’, una prolongación inusual de los síntomas típicos del catarro. En este artículo, profundizaremos en las causas de que un resfriado no se cure y las implicaciones que esto tiene para la salud pública.

¿Alguna vez has sentido que tu resfriado duraba más de lo normal? El equipo de investigación de la Universidad Queen Mary ha encontrado pruebas de que esto no es solo una sensación, sino una realidad para algunas personas. Según su estudio publicado en EClinicalMedicine, una de las publicaciones del grupo The Lancet, los síntomas del resfriado, como la tos, el dolor de estómago e incluso la diarrea, pueden persistir durante semanas, incluso más allá de cuatro semanas después de la infección inicial.

Este fenómeno, conocido como ‘resfriado persistente’, ha desconcertado a muchos, pero ahora, gracias a este innovador estudio, se están arrojando nuevas luces sobre sus causas y consecuencias.

Mi resfriado no termina de curarse”: Comparando la persistencia de síntomas

Persona con síntomas de gripe

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cómo mantener la higiene respiratoria para prevenir infecciones

Los científicos llevaron a cabo una comparación crucial entre la persistencia de los síntomas después de un episodio de COVID-19 y la persistencia de síntomas después de otras infecciones respiratorias agudas que dieron negativo en la prueba del coronavirus. Lo que descubrieron fue revelador: en ambos grupos, la persistencia de los síntomas era evidente.

Sin embargo, aquí es donde las diferencias comenzaron a surgir. Los individuos que se habían recuperado del COVID-19 tenían más probabilidades de experimentar síntomas como aturdimiento o mareos, así como problemas con el gusto y el olfato, en comparación con aquellos que habían sufrido una infección respiratoria no relacionada con el COVID-19.

El profesor Paul Harrison, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oxford, comentó: «El estudio corrobora hallazgos anteriores según los cuales los síntomas a largo plazo son frecuentes tras las infecciones respiratorias en general, no solo después de la COVID-19. Sin embargo, la infección por COVID-19 se asoció a un mayor riesgo de varias dolencias, entre ellas, problemas de memoria, lo que sugiere que la ‘niebla cerebral’ puede estar particularmente relacionada con el virus SARS-CoV-2».

Un problema antiguo pero relevante

El concepto de síntomas persistentes después de infecciones virales no es nuevo. El profesor David Strain, de la Universidad de Exeter, señaló que la epidemia de gripe española de 1918-1920 dejó a muchas personas con una encefalitis letárgica que tardó décadas en resolverse. Además, el síndrome de fatiga crónica (CFS), también conocido como encefalomielitis miálgica (ME), a menudo se relaciona con infecciones virales iniciales relativamente benignas.

El profesor Strain hizo hincapié en que este estudio, aunque es el primero en su tipo, no es un fenómeno nuevo. A medida que avanzamos en la comprensión de estos síntomas y sus causas, se espera que se reduzca el estigma que enfrentan quienes padecen estas condiciones.

La necesidad urgente de más investigación

Investigador haciendo estudios

A pesar de los avances realizados en este estudio, sigue habiendo preguntas sin respuesta. Una de las limitaciones clave es que solo se analizaron los síntomas en un momento específico, mientras que muchas personas informan de síntomas que duran meses e incluso años. Esto destaca la urgente necesidad de investigar los síndromes posvíricos a fondo, identificar los factores de riesgo, desarrollar pruebas diagnósticas y buscar posibles tratamientos.

El profesor Strain concluyó: «Esperamos que este estudio arroje luz sobre la urgente necesidad de seguir investigando los síndromes posvíricos, los factores de riesgo asociados y, por tanto, las vías para mitigarlos, así como las pruebas diagnósticas y los posibles tratamientos. Esto podría proporcionar alivio a más de un cuarto de millón de personas en el Reino Unido y millones en todo el mundo que padecen esta devastadora enfermedad».

En resumen, la ciencia está comenzando a desentrañar los misterios de los ‘resfriados persistentes’, pero el camino hacia la comprensión completa y el tratamiento efectivo aún está por recorrerse. La persistencia de los síntomas después de las infecciones respiratorias es un fenómeno antiguo que merece la atención continua de la comunidad científica y la inversión en investigación médica.

Así que si te preguntas por qué mi resfriado no termina de curarse, no es momento de entrar en pánico, estas son las razones que lo explican. Recuerda que si quieres saber más temas de salud, con nosotros encontrarás la información que estás buscando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *