Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El Sedentarismo Asecha a los Sectores Más Vulnerables y Amenaza la Salud Global

Descubriendo la amenaza del sedentarismo

Las desigualdades socioeconómicas no solo dividen a la sociedad en términos de ingresos y educación, sino que también inciden directamente en la salud y bienestar de las personas. Un reciente estudio revela que aquellas personas pertenecientes a estratos socioeconómicos bajos están más expuestas a conductas sedentarias, resultando en mayores riesgos de problemas de salud y una mayor tasa de mortalidad.

En la década de los 80, ya se identificaban hábitos insalubres, como fumar o consumir poca cantidad de frutas y verduras, más presentes en las clases sociales desfavorecidas. Pero, ¿qué hay del sedentarismo? Estudios recientes con más de 300.000 participantes indican que las personas de menor nivel socioeconómico son más propensas a mantener un estilo de vida inactivo, lo que se traduce en mayores riesgos para su salud.

Tabla de contenidos

La OMS y el sedentarismo

La juventud también sufre de sedentarismo

En 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya señalaba la necesidad de profundizar en el conocimiento de cómo el nivel socioeconómico impacta la relación entre la actividad física y el sedentarismo. Los datos apuntan a que, aunque una persona con bajo nivel socioeconómico y una con alto nivel estén expuestas a los mismos factores de riesgo, la primera tendrá peores indicadores de salud, confirmándose así la llamada «hipótesis de vulnerabilidad».

El contexto en el que las personas viven, incluyendo condiciones económicas, normas sociales, y el nivel de urbanización, juega un papel determinante en la actividad física. Las zonas más desfavorecidas suelen ofrecer menos oportunidades para mantener un estilo de vida activo y saludable.

Por ello, es imperativo que las intervenciones de salud pública se enfoquen en las áreas con bajos niveles socioeconómicos y así evitar los peligros del sedentarismo. Apostar por estos sectores podría resultar no solo en una mejora en la salud de sus habitantes, sino también en un mayor retorno de inversión en términos de beneficio/coste para la sociedad en su conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *