Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Es realmente beneficioso hacer ejercicio con el estómago vacío? Esto dice la ciencia

ejercicio con el estómago vacío

En el mundo del bienestar y la salud, hacer ejercicio con el estómago vacío ha estado circulando con vigor, prometiendo ser el elixir mágico para la pérdida de peso. Por años, hemos estado debatiendo si comer antes de entrenar es una estrategia sabia o si por el contrario, es mejor apretar los cordones de las zapatillas con el estómago vacío.

Aunque la decisión de comer o no antes de un entrenamiento puede ser personal, recientes hallazgos científicos parecen inclinar la balanza hacia un lado de la discusión.

¿Qué dice la ciencia?

Un estudio reciente, realizado por la prestigiosa Universidad de Nottingham Trent, ha arrojado luz sobre la cuestión, sugiriendo que el ejercicio con el estómago vacío puede, de hecho, ser un aliado significativo en la pérdida de peso.

Publicada en la revista International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism, la investigación revela que hacer ejercicio sin haber consumido alimentos previamente puede resultar en una quema de grasa significativamente más alta, alrededor del 70% más, en comparación con aquellos que entrenaron después de haber comido.

La peculiaridad de este estudio de hacer ejercicio con el estómago vacío, radica en su diseño meticuloso, abordando la realidad de que la mayoría de las personas encuentran tiempo para su rutina de ejercicios entre las 4 p.m. y las 8 p.m.

Los investigadores, con una perspectiva inclusiva, diseñaron el experimento para que los participantes pedalearan en una bicicleta estática a las 6:30 p.m. durante 30 minutos, en dos circunstancias diferentes; una después de un ayuno de siete horas y otra dos horas después de haber comido.

La cena post ejercicio: un factor crucial

Hombre haciendo ejercicios

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ejercicios para mejorar la salud cardiovascular

Aparte de la notable quema de grasa, los investigadores también se aventuraron a explorar cómo el ejercicio en ayunas afectaba la ingesta calórica posterior, especialmente durante la cena.

Sorprendentemente, aunque la ingesta calórica durante la cena fue ligeramente mayor para aquellos que habían hecho ejercicio con el estómago vacío, la ingesta calórica total durante el día fue, en promedio, 440 kcal menos que cuando el ejercicio se realizó después de comer.

Tommy Slater, un distinguido investigador de ciencias del deporte en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Nottingham Trent, explica que el ayuno antes del ejercicio nocturno podría ser beneficioso para ciertos aspectos de la salud, gracias al aumento de la cantidad de grasa quemada durante el ejercicio y a la reducción de la cantidad de calorías consumidas durante el día.

Según Slater, si se practica regularmente, esta estrategia «puede mejorar la forma en que el cuerpo maneja los picos de azúcar en la sangre después de comer».

No obstante, como en todo, la individualidad reina. A pesar de los beneficios potenciales del ayuno para el ejercicio, es esencial una comprensión más profunda, ya que no todas las personas podrían beneficiarse de entrenar con el estómago vacío. Como un terreno aún en exploración, el ejercicio con el estómago vacío abre una puerta fascinante hacia el descubrimiento de métodos más eficaces y personalizados para la pérdida de peso y una vida saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *