Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El enfriamiento facial con una bolsa de hielo: una posible solución ante pérdidas significativas de sangre

enfriamiento facial

Descubre cómo el enfriamiento facial puede ser una técnica sorprendente para mantener una presión arterial adecuada en casos de pérdidas significativas de sangre. n nuevo estudio realizado por el profesor asistente Blair Johnson y su equipo de la Universidad de Búfalo en Estados Unidos revela un método sorprendente para mantener una presión arterial adecuada en personas que han experimentado pérdidas significativas de sangre: una bolsa de agua con hielo aplicada en la cara.

Descubrimiento sorprendente

La descompensación cardiovascular, una caída brusca en la presión arterial que limita el suministro de oxígeno al corazón, cerebro y otros órganos vitales, es un riesgo importante después de una pérdida de sangre, incluso cuando la persona ya no está sangrando activamente. La investigación sugiere que el enfriamiento de la cara podría ser una solución temporal y rápida para prevenir esta descompensación.

descompensación cardiovascular

El objetivo de los investigadores es proporcionar a los primeros socorristas y médicos de combate en el campo de batalla un método adicional para mantener la presión arterial y ganar tiempo para el transporte o evacuación de los pacientes. Esta técnica podría ser especialmente útil en situaciones de emergencia donde se requiere una respuesta inmediata.

Para probar la eficacia de esta técnica, se reclutaron diez voluntarios sanos que fueron sometidos a una cámara especial que simula los efectos de la pérdida de sangre de medio a un litro. Se aplicó un torniquete para detener la pérdida de sangre adicional y se colocaron bolsas de agua con hielo o agua a temperatura ambiente en las caras de los participantes durante 15 minutos. Durante este tiempo, se realizaron mediciones continuas de los indicadores de la función cardiovascular.

Resultados del enfriamiento facial

Los resultados fueron sorprendentes. Los participantes tratados con la bolsa de hielo experimentaron aumentos significativos en la presión arterial, lo que indica que el enfriamiento de la cara puede fortalecer la función cardiovascular después de una pérdida de sangre y prevenir una caída peligrosa en la presión arterial.

Es importante destacar que esta técnica está destinada únicamente a la prevención de la descompensación cardiovascular después de que el sangrado activo haya cesado, por ejemplo, mediante el uso de un torniquete. Aumentar la presión arterial durante el sangrado activo podría empeorar la pérdida de sangre y no se recomienda.

enfriamiento facial con una bolsa de hielo

Los investigadores planean llevar a cabo más estudios de laboratorio para determinar en qué entornos y situaciones esta técnica de enfriamiento facial es más efectiva. Una vez que se establezcan las condiciones óptimas, se espera realizar ensayos clínicos para confirmar la eficacia de esta innovadora estrategia.

En conclusión, el uso de una bolsa de hielo en la cara puede ser una medida temporal y rápida para ayudar a mantener la presión arterial adecuada y prevenir una caída peligrosa en la presión arterial después de una pérdida significativa de sangre. Aunque se requieren más investigaciones, esta técnica podría tener aplicaciones valiosas en situaciones de emergencia y en entornos donde se necesita una respuesta inmediata.

Recomendaciones Finales

Si bien el estudio sugiere que el enfriamiento facial con una bolsa de hielo puede ser beneficioso en la prevención de la descompensación cardiovascular, es importante tener en cuenta que esta técnica debe aplicarse únicamente una vez que el sangrado activo se haya detenido. No se recomienda aumentar la presión arterial durante el sangrado activo, ya que podría empeorar la pérdida de sangre.

Esperamos que este descubrimiento abra nuevas posibilidades en el campo de la atención médica de emergencia y proporcione una herramienta adicional para mantener la estabilidad cardiovascular en situaciones críticas. Se necesitan más investigaciones y ensayos clínicos para confirmar la efectividad y determinar las condiciones óptimas de uso de esta técnica.

Si este articulo te resulto interesante, te invitamos a leer mas en nuestro blog sobre la salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *