Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Entendiendo la Pancreatitis: Síntomas, Causas y Tratamiento

En este articulo hablaremos de la Pancreatitis y todo lo que conlleva. El páncreas, esa glándula indispensable situada en lo alto de nuestro abdomen, juega un papel vital en nuestras vidas diarias. No solo asiste en la digestión de los alimentos a través de la producción del ‘jugo pancreático’, sino que también libera hormonas esenciales como la insulina a nuestra sangre. Pero, ¿qué sucede cuando este órgano multifuncional se inflama? Acompáñanos en este recorrido por el terreno de la pancreatitis, explorando sus síntomas, causas y opciones de tratamiento.

¿Qué es la Pancreatitis?

La pancreatitis es la inflamación de la glándula pancreática y puede manifestarse de dos formas: pancreatitis aguda o pancreatitis crónica. La forma aguda de la enfermedad ocurre repentinamente, normalmente durando solo unos días, mientras que la forma crónica es una inflamación persistente que puede causar daño permanente al páncreas.

Según el Dr. José Carlos Fernández de Cañete Camacho, médico adjunto de Aparato Digestivo del Hospital de Albacete, el tabaquismo y el consumo de alcohol son factores importantes que contribuyen a la pancreatitis, y su cese puede prevenir la enfermedad.

¿Qué es la Pancreatitis?

Síntomas de la Pancreatitis

El «síntoma típico» de la pancreatitis aguda, según el Dr. Fernández de Cañete, es la aparición súbita de dolor en la parte superior central del abdomen que puede extenderse a los lados y la espalda. Además, pueden presentarse náuseas, vómitos e incluso fiebre. Estos síntomas pueden ser graves y justifican una evaluación médica inmediata.

Es importante mencionar que la pancreatitis crónica también puede manifestarse con una variedad de síntomas. Aunque el dolor abdominal también está presente, en este caso tiende a ser menos intenso y constante, a menudo asociado con la ingesta de alimentos grasos. Otros síntomas que pueden estar presentes incluyen la pérdida de peso inexplicada, la sensación de saciedad después de comer pequeñas cantidades de comida, heces grasosas y de color claro, así como ictericia, que se caracteriza por la coloración amarillenta de la piel y los ojos debido a la obstrucción de los conductos biliares. En algunos casos, la pancreatitis crónica puede llevar al desarrollo de diabetes debido a la disminución de la producción de insulina.

Es fundamental destacar que, en ambos tipos de pancreatitis, los síntomas pueden variar de una persona a otra, y es posible que no todos se manifiesten al mismo tiempo. La gravedad de los síntomas también puede fluctuar, desde episodios leves hasta complicaciones potencialmente mortales.

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, es esencial buscar atención médica de inmediato. El diagnóstico y tratamiento oportunos son fundamentales para controlar la pancreatitis y prevenir complicaciones graves.

Causas de la Pancreatitis

El especialista señala que hay varias causas que pueden desencadenar la pancreatitis. La más común es la litiasis biliar, o «piedras» en la vesícula o vía biliar, seguida por el consumo excesivo de alcohol. Además, factores como los niveles altos de triglicéridos en la sangre, la hipercalcemia, ciertos medicamentos, infecciones, problemas de inmunidad, factores hereditarios y alteraciones anatómicas del páncreas también pueden causar pancreatitis.

Causas de la Pancreatitis

Diagnóstico y Tratamiento de la Pancreatitis

El diagnóstico de la pancreatitis aguda se realiza mediante la combinación de síntomas compatibles y análisis de sangre. Sin embargo, a veces es necesario realizar pruebas de imagen, como una tomografía computarizada abdominal o una ecografía.

En cuanto al tratamiento, existen medicamentos que pueden ayudar a controlar el dolor y facilitar una vida normal. Si la causa de la pancreatitis es la patología biliar, puede prevenirse futuros episodios con la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar o ‘colecistectomía’.

En el caso de la pancreatitis crónica, los cambios en el páncreas son a menudo irreversibles y el tratamiento se centra en el control del dolor y en la sustitución de las funciones alteradas. En ocasiones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Recomendaciones Finales

Aunque en muchos casos la pancreatitis no se puede prevenir, sí hay acciones que pueden reducir su riesgo. Evitar el consumo excesivo de alcohol y el tabaco es esencial. Si tienes niveles muy elevados de triglicéridos o calcio en la sangre, es fundamental un seguimiento y tratamiento médico adecuado para prevenir la aparición de pancreatitis.

Si tienes síntomas de pancreatitis o has tenido episodios anteriores, es crucial que consultes a tu médico para recibir el tratamiento adecuado y prevenir futuros episodios. Si este articulo te resulto interesante, te recomendamos seguir viendo nuestro blog Noticiassalud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *