Saltar al contenido

La multimorbilidad cardiometabólica: Un riesgo significativo para la esperanza de vida

El riesgo de la multimorbilidad cardiometabólica

¿Que es la multimorbilidad cardiometabólica? La coexistencia de múltiples enfermedades cardiometabólicas puede suponer un gran impacto en nuestra esperanza de vida. Un análisis detallado reciente ha arrojado luz sobre cómo estas enfermedades y su interacción pueden reducir nuestra longevidad.

El riesgo de la multimorbilidad cardiometabólica

La multimorbilidad cardiometabólica, un término cada vez más común en la literatura médica contemporánea, se define en este estudio como la existencia concurrente de dos o más enfermedades que afectan al corazón y al metabolismo del cuerpo: diabetes mellitus, accidente cerebrovascular, e infarto de miocardio (IM; ataque al corazón).

Este fenómeno, que es una representación de la complejidad del cuerpo humano y cómo sus diversos sistemas y procesos están intrincadamente interrelacionados, está en rápido crecimiento. A medida que la población mundial envejece y que los estilos de vida cambian, cada vez más personas se ven afectadas por múltiples enfermedades crónicas al mismo tiempo.

Lamentablemente, aunque cada una de estas enfermedades por sí sola ha sido objeto de numerosas investigaciones, existe una relativa escasez de evidencia sobre el impacto que la presencia conjunta de dos o más de estas enfermedades puede tener en la esperanza de vida. La necesidad de entender mejor este fenómeno es cada vez más urgente dado su creciente prevalencia.

Para tratar de abordar este vacío en el conocimiento, un equipo de investigadores, liderado por el profesor John Danesh de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, ha llevado a cabo un ambicioso estudio que involucró a cerca de 1,2 millones de participantes. En este estudio, los investigadores se propusieron evaluar de forma rigurosa y sistemática cómo estas enfermedades pueden interactuar entre sí y cómo esta interacción puede afectar a la longevidad de los individuos.

El riesgo de la multimorbilidad cardiometabólica

Un vistazo a los resultados

El estudio ofreció resultados reveladores y preocupantes. En comparación con los participantes que no tenían antecedentes de ninguna de estas enfermedades, aquellos que padecían una sola de estas afecciones tenían casi el doble de tasa de mortalidad. Pero este incremento en el riesgo no se detuvo ahí. Aquellos con dos patologías vieron multiplicado por cuatro su riesgo de mortalidad, y para aquellos con tres enfermedades, la tasa de mortalidad era aproximadamente ocho veces mayor.

Estos resultados son un claro indicativo de cómo el efecto combinado de estas enfermedades puede ser devastador, mucho más allá de lo que cada una de ellas puede causar por sí sola. Ponen en perspectiva la enorme carga que la multimorbilidad cardiometabólica puede suponer para los individuos y los sistemas de salud.

Los investigadores, conscientes de las implicaciones de sus hallazgos, han subrayado la importancia crucial de la prevención. La prevención no solo de la diabetes en personas que ya tienen enfermedades cardiovasculares, sino también la prevención de la enfermedad cardiovascular en personas que ya padecen diabetes. Este enfoque doble es vital, dado que la presencia de una enfermedad puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar la otra.

Finalmente, se observó que la reducción estimada en la esperanza de vida asociada con la multimorbilidad cardiometabólica es similar a la causada por factores de riesgo muy conocidos, como el consumo de tabaco de por vida y la infección con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Esta comparación, aunque alarmante, subraya la gravedad de la multimorbilidad cardiometabólica y la necesidad de darle la atención médica y de investigación que merece.

multimorbilidad cardiometabólica

¿Cuántos años menos?

A modo de ejemplo, a los 60 años, tener dos de estas enfermedades podría asociarse con 12 años menos de vida, y tener las tres podría implicar hasta 15 años menos de vida. En edades más tempranas, la reducción en la esperanza de vida era aún mayor. Por ejemplo, a los 40 años, se estimaba una pérdida de 23 años de vida para aquellos pacientes con las tres patologías.

Por último, se detectó una variación en función del sexo en las asociaciones entre la multimorbilidad cardiometabólica y la mortalidad.

Recomendaciones finales

El estudio señala claramente la necesidad de un equilibrio entre la prevención primaria y la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular. Alrededor de un 1% de los participantes estudiados tenían multimorbilidad cardiometabólica, en comparación con un 3% estimado en recientes encuestas en Estados Unidos. Esto indica la urgente necesidad de estrategias que mejoren la salud de la población en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *