Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El secreto de los murciélagos: la resistencia al cáncer y su inusitada inmunidad

Murciélago en la naturaleza

¿Qué tienen en común Batman y sus parientes alados? Aunque el superhéroe de Gotham se mueve en el terreno de la ficción, los murciélagos reales poseen habilidades extraordinarias que podrían salir de las páginas de un cómic de Marvel. Son longevos, resisten enfermedades que aniquilan a otros animales y, sobre todo, parece que tienen una armadura invisible contra el cáncer.

Los cielos están llenos de héroes que no usan capa. Más allá de los vampiros y las leyendas urbanas, los murciélagos son protagonistas en laboratorios de todo el mundo. Aunque no tan famosos como los ratones en las investigaciones, estos mamíferos voladores son un tesoro científico. Pueden volar de manera activa, algo inusual en el reino animal, y poseen el increíble poder de «ver» a través del sonido: la ecolocalización.

Estas habilidades, sumadas a su crucial papel como polinizadores y controladores de plagas, hacen de los murciélagos un elemento esencial para mantener el equilibrio de nuestros ecosistemas. Pero el reciente hallazgo sobre su sorprendente resistencia al cáncer ha deslumbrado al mundo científico.

Conociendo más de los murciélagos

Estudios a murciélagos ayuda en experimentos contra el cáncer.

Muchos de estos seres alados pueden sobrevivir en la naturaleza durante décadas, un récord para su tamaño. Y aunque han estado involucrados en brotes de enfermedades zoonóticas, como el del SARS-CoV-1 y SARS-CoV-2, su sistema parece ser una fortaleza, ya que no se ven afectados por estos letales virus.

Diversos estudios han sugerido que los murciélagos poseen adaptaciones genéticas y celulares que los blindan contra enfermedades, incluyendo el cáncer. Se ha descubierto, por ejemplo, que ciertas especies longevas, como Myotis brandtii y Myotis myotis, cuentan con adaptaciones relacionadas con la supresión de tumores que podrían ser la clave de su longevidad.

Un reciente artículo en la prestigiosa revista Genome Biology and Evolution ha arrojado luz sobre este enigma. A través de avanzadas técnicas de secuenciación genómica, los investigadores compararon dos especies de murciélago con otros mamíferos y encontraron que tienen un tipo de interferón, el INF-omega, en mayores cantidades, lo que podría permitirles albergar virus sin enfermarse.

Además, en el ADN de estos héroes nocturnos, se identificaron genes que suprimen tumores y otros relacionados con la reparación del ADN, proporcionando pistas sobre su sorprendente resistencia a esta enfermedad, lo que significa un aporte de conocimientos importantes, en especial para quienes no saben qué es el cáncer y cómo se desarrolla.

Si la ciencia logra desentrañar completamente los secretos de estos mamíferos, podríamos estar a las puertas de revolucionarios avances en la medicina, desde tratamientos contra el cáncer hasta mejoras en la respuesta inmunológica ante virus. Es una promesa que hace eco a las palabras del mismísimo Batman: “A veces la gente merece que su fe sea recompensada”. En este caso, nuestra fe está depositada en la ciencia y en los misterios que los murciélagos aún guardan bajo sus alas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *