Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Pajitas de papel: Una alternativa ¿tóxica?

Pajitas de papel: Una alternativa ¿tóxica?

Durante mucho tiempo, las pajitas de papel emergieron como la alternativa ecológica a las de plástico. La intención era loable: reducir la contaminación plástica y ofrecer una opción sostenible a los consumidores. Pero, cual castillo de naipes, este ideal se desmorona al conocerse nuevas y preocupantes informaciones.

El precio de la resistencia

Pajitas de papel: Una alternativa ¿tóxica?

Una de las mayores quejas que se han tenido sobre las pajitas de papel es su tendencia a desintegrarse en las bebidas. Para contrarrestar este inconveniente, los fabricantes apostaron por hacerlas más duraderas.

Sin embargo, este intento de mejora trajo un desafío aún mayor: dificultades en el reciclaje. Pero lo que nadie esperaba era que la durabilidad pudiese esconder un peligro aún mayor.

Alarmantes descubrimientos

«Son tóxicas para el ser humano y el medio ambiente», esa es la contundente afirmación del equipo de investigadores de la Universidad de Amberes. Tras una exhaustiva revisión de 39 marcas de pajitas, el papel resultó ser el material más problemático. Estas pajitas contenían altos niveles de sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, conocidas como PFAS.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, las PFAS son «químicos eternos» debido a su increíble persistencia. Y, aunque estas sustancias presentan un riesgo mínimo individualmente, a gran escala pueden contribuir a problemas de salud, como daños hepáticos, enfermedad tiroidea y, en los peores casos, cáncer.

¿El motivo detrás de la toxicidad?

El estudio detectó la presencia de PFAS en 27 de las 39 marcas analizadas. Sorprendentemente, 18 de las 20 marcas de pajitas de papel contenían estos químicos. Aunque no se conoce la razón exacta, se especula que estos químicos podrían introducirse accidentalmente durante el proceso de fabricación o incluso ser añadidos intencionadamente para lograr que las pajitas sean más resistentes al agua.

¿Cuál es la alternativa?

A pesar de los desafíos que presentan las pajitas de papel, hay soluciones más prometedoras en el horizonte. Las pajitas de vidrio y acero inoxidable están ganando popularidad, y no es para menos.

No solo son duraderas, sino que también son reutilizables y no presentan el mismo nivel de riesgo que las pajitas de papel o plástico. Aunque su coste pueda ser inicialmente más elevado, quizás ha llegado el momento de ver las pajitas como algo más que un simple utensilio de usar y tirar, sino como una inversión a largo plazo en nuestra salud y en la del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *