Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los placozoos: diminutos animales marinos que podrían explicar el origen de las neuronas

Los placozoos: diminutos animales marinos que podrían explicar el origen de las neuronas

En el vasto mundo de la biología marina, a menudo son las criaturas más pequeñas y aparentemente insignificantes las que esconden los secretos más profundos sobre la evolución y el desarrollo de la vida en nuestro planeta.

Los placozoos, animales marinos de apenas un milímetro, podrían ser la clave para desentrañar uno de los misterios más intrigantes: el origen de las neuronas.

Los placozoos, un eslabón en la evolución animal

Los placozoos: diminutos animales marinos que podrían explicar el origen de las neuronas

Los mares cálidos y poco profundos albergan a unos seres diminutos, de apenas un milímetro, conocidos como placozoos. Estas criaturas marinas, que se alimentan de algas y microbios, tienen una apariencia de disco aplanado y carecen de órganos o partes del cuerpo diferenciadas.

A pesar de su simplicidad, un estudio reciente del Centro de Regulación Genómica de Barcelona ha arrojado luz sobre su importancia en la evolución de las neuronas.

Una mirada al pasado evolutivo

Los placozoos no son recién llegados al planeta. Se estima que hicieron su aparición hace unos 800 millones de años, situándose entre los cinco linajes principales de animales. Estos incluyen, además de los placozoos, a los ctenóforos, esponjas, cnidarios (como corales y medusas) y bilaterales, categoría en la que se incluye el ser humano.

Descubrimientos reveladores en la revista Cell

La prestigiosa revista Cell ha sido el medio elegido para publicar este estudio que ha utilizado técnicas moleculares avanzadas y modelos computacionales. El objetivo principal era comprender la evolución de las células en los placozoos. Lo que descubrieron fue sorprendente: los nueve tipos celulares principales de estos animales están conectados por células «intermedias», que tienen la capacidad de cambiar de un tipo a otro.

Estas células, en su proceso de crecimiento y división, mantienen el equilibrio necesario para que el animal realice funciones básicas como moverse y alimentarse.

Las células peptidérgicas y su relación con las neuronas

Pero el hallazgo no termina ahí. Los investigadores identificaron 14 tipos distintos de células peptidérgicas. Estas células se diferencian del resto porque no presentan signos de crecimiento, división ni tipos intermedios. Lo más intrigante es que estas células peptidérgicas muestran una sorprendente similitud con las neuronas. Recordemos que las neuronas son células que, según se creía, surgieron millones de años después en el ancestro común de animales bilaterales y cnidarios.

El estudio también destaca que estas similitudes neuronales son exclusivas de los placozoos y no se encuentran en otros animales más antiguos, como las esponjas o los ctenóforos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *